Los indicadores externos y la recaudación del primer cuatrimestre PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Salvador Treber   
Viernes 10 de Mayo de 2013 16:54

Mientras la evolución y los saldos del comercio exterior durante el primer trimestre 2013 despiertan cierta inquietud; los que surgen de los ingresos tributarios aparecen como muy favorables.

 

 
El 23 de abril ppdo. se conocieron los datos más significativos sobre la evolución del tercer mes de 2013 y los acumulados respectivos que corresponden al primer trimestre. Debe tenerse en muy en cuenta que uno de los objetivos prioritarios es el de lograr alcanzar una cifra de exportaciones que ronde alrededor de los u$s 90 mil millones además de que, paralelamente, las importaciones no debieran ser mayores de u$s 77 mil millones para que vuelva a repetirse el nivel de saldo favorable alcanzado en 2012.
Tomando en cuenta que en el trimestre que analizamos está bastante lejos del respectivo promedio deseable (u$s 7500 millones mensuales), deberá vigilarse que en los tres siguientes logren cubrir el faltante de unos u$s 5.000 millones no se concretaron pero que son indispensables para alcanzar dicho importe. Esta situación  en todos los años precedentes fué casi una rutina reiterada pero en el período enero-marzo la realidad se manifiesta con un ritmo de menor actividad relativa. A ello contribuye que la parte más importante de la cosecha (soja y maíz) se recoja y comience a comercializar masivamente a partir de abril.
El factor actualmente mas inquietante lo constituyen las obligadas crecientes compras externas de combustibles que, al cabo de los tres meses referidos, se incrementaron en un 56.6.% habiendo pasado de u$s 1.335 a 2.090 millones; mientras nuestras ventas compuestas sustancialmente por derivados del mismo rubro se redujeron de u$s 1.791.0 a sólo u$s 1.282.0 millones (-28.4%). Dado que no se trata del período de mayor actividad, el que se hayan elevado tanto las importaciones, consecuencia del incendio ocurrido en la destilería Y.P.F. de Ensenada; a lo cual se agregan los anuncios sobre la inminencia de parar la central hidroeléctrica de Río Tercero para hacer importantes reparaciones. Por ello resulta obvio que volverán a crecer aún más tales compras y en medida harto considerable. Debe recordarse que en el primer trimestre 2012 todavía teníamos un superávit energético de u$s 456.0 millones; el cual pasó en igual lapso de 2013 a un déficit de u$s 808.0 millones; con perspectivas inmediatas que esa cifra se continúe ampliando sin que exista una pronta solución.
El intercambio por áreas y mercados del mundo.
Durante el mes de marzo el saldo positivo de comercio internacional fue de apenas u$s 510.0 millones (-48.9%); haciendo muy visible el proceso de repliegue que se reitera para los primeros tres meses acumulados de este año ya que el superávit  neto total de quedó circunscripto a apenas u$s 1.310.0 millones. Cabe también tener en cuenta que en 2012 se alcanzó en marzo un saldo a favor de u$s 998.0 millones; concepto que en los tres meses de dicho año había proporcionado un óptimo margen neto de u$s 2.520 millones.
Por otra parte, nuestras colocaciones externas de productos reflejaron una merma global (-3.0%) en el caso que se las compare según el tonelaje embarcado; baja que fue parcialmente compensada por el incremento operado en los precios (+4.0%). En ese contexto se requiere destacar el promisorio aumento en el envío de automotores al mercado brasileño, donde se obtuvieron los mayores ingresos de todos los tiempos, superando al máximo antes logrado en aproximadamente u$s 300 millones; tendencia ésta que promete mantenerse para todo este año.
Aunque en menor intensidad, ello se dió para la generalidad de los rubros que tuvieron como destino al gran vecino y socio del Mercosur; a punto tal que en todo el trimestre significó una suba interanual del 20.0%. El saldo que históricamente era a de dicho país, durante el referido trimestre se revirtió; aunque se estima que tal circunstancia será transitoria y que al cabo del año volverá a cerrarse con signo negativo en nuestra contra por unos u$s 2.000 millones.
Respecto al espacio multinacional que integramos, el mismo se mostró como el más receptivo para los productos locales pues las exportaciones registraron una significativa expansión (+16.0%); al par que en sentido contrario, las adquisiciones bajaron un 3.0%; con lo cual el saldo a positivo llegó a u$s 1.299.0 millones. Un escenario muy semejante se advierte respecto del grupo Aladi, el cual nos permitió acumular a favor otros u$s 868.0 millones. A esas sólo se sumó el superávit del balance comercial que logramos con los países de Medio Oriente (1.058.0 millones); pero en todas las demás zonas del planeta, el intercambio fue desfavorable; en especial con la Unión Europea cuyas adquisiciones descendieron en un muy significativo 27.0%.
En las otras áreas, se destaca la tradicional que se mantiene con China y la región asiática circundante del Océano Pacifico, donde en dicho trimestre el saldo neto en nuestra contra fue de u$s 2.018.0 millones; mientras que en relación a la Unión Europea sucedió otro tanto por $ 889.0 millones y con el Nafta de u$s 407.0 millones.
La composición de exportaciones e importaciones.
La mayor “novedad” en este aspecto es el hecho que las Manufacturas de Origen Industrial (MOI), que en los últimos meses de 2012 habían virtualmente igualado a las de Origen Agropecuario (MOA, en este primer trimestre de 2013 se han “despegado” bastante y pasado a representar el 37.0% de todos los embarques; frente al 31.0% con que figuran las últimas mencionadas que, tradicionalmente, habían sido habituales líderes.
Ello fue así pues aquellas fueron interanualmente 4.0% superiores, medidas en relación al tonelaje, y 2.0% atendiendo al promedio ponderado de cotizaciones de los productos exportados. En cuanto a los Productos Primarios, los que se comercializan en el estado original o con muy escasa incorporación de valor agregado, su participación en el total general ha sido del  25.0%; con lo cual queda patentizada la decisión de China de optar por comprar en mayor medida estos productos para posteriormente transformarlos en su territorio.
En el correlativo incremento detectado cotejando las medias de precios se advierte que éstos también están estrechamente vinculados a dicho proceso. En función de las cantidades han cambiado sustancialmente la integración respectiva, haciéndola mas heterogénea. A su vez, en la comparación respectiva, al incidir notoriamente la diversa variación y proporciones de los componentes con influencia decisiva en el precio medio ponderado, permitió mejorarla en un 14.0%. En cuanto a las importaciones, además de lo consignado en materia de combustibles, tuvieron mermas tanto los bienes de capital (-4.0%) como los intermedios (-3.0%). Debe enfatizarse sobre los primeros ya que dicho descenso afecta la capacidad productiva de toda la economía. Aún así, la adquisición de equipos cubrieron el 29.0% de las compras, un 20.0% adicional  ha estado constituido por autopartes además de 18.0% por maquinarias; conceptos que por sus proporciones estarían señalando que está corrigiendose la caída relativa que hubo en estos rubros durante 2012.
Firmes avances de la Tesorería.
La recaudación de abril ha proporcionado una agradable sorpresa pues ascendió a $ 67.630.3 millones, con un incremento interanual del 36.8%; es decir, muy por encima del respectivo índice de inflación (21.7%) y, por tanto, concretando para dicho lapso un aumento en términos reales del 15.1%. Esa favorable y muy promisoria marca es además, notoriamente por sobre a la del trimestre precedente y un 12.2% superior a la alcanzada en el mes de marzo; por lo cual crea bastante expectativa sobre el siguiente de mayo que habitualmente constituye el más productivo del año debido al vencimiento del Impuesto a las Ganancias para las empresas que cierran su ejercicio en diciembre. De todas maneras, lo concretado por medio de ese instrumento durante abril ppdo., merece ser debidamente evaluado pues creció  47.9% respecto a idéntico período de 2012 totalizando $ 11.045.6 millones. Desagregado por organismo recaudador, $ 9.989.4 millones provienen de la gestión de la D.G.I. (+40.5%) y $ 1.056.2 millones de la Dirección Gral. de Aduanas; pero en este caso la suba interanual exhibe un “salto” realmente excepcional del 194.9%. No menos ponderable es que el acumulado del cuatrimestre haya escalado a $ 47.996.0 millones (+42.9%) y cubra el 18.9% del total general acumulado.
Lo antes referido no ha sido óbice para que el Impuesto al Valor Agregado mantenga su liderazgo histórico con un interesante aumento del 33.2%; que sobre el total significa un 27.4% y en el cuatrimestre 29.1%. Durante el cuarto mes, derivado de la actividad del mercado interno, ingresaron $ 11.832.6 millones lo que resulta apenas un 13.6% mayor que en abril de 2012, pero a través del comercio exterior se sumaron otros $ 7.048.6 millones que implican un muy importante ascenso del 96.0%; coadyuvando así a que el acumulado mejore su performance, elevándose al 31.4%.
Entre los tributos que tienen como preferente destino la Tesorería Nacional, el tercer lugar corresponde a los que gravan el Comercio Exterior; compuestos por las denominadas Retenciones sobre exportaciones por $ 8.809.3 millones (+25.4%) y respecto a las importaciones $ 1.851.4 millones (114.1%). En el cotejo interanual, los primeros siguen menores a los de 2012 en un 13.4% pero respecto a los segundos se advierte un avance del 61.2%; lo cual mejora notoriamente el resultado global de los mismos. A bastante distancia de su inmediato predecesor, en cuarto lugar se encuentra el Impuesto que recae sobre Débitos Créditos Bancarios con $ 4.029.6 millones en abril (+27.6) y $ 16.227.2 millones en el cuatrimestre.
A todo lo dicho se debe agregar que los afectados específicamente a financiar la Seguridad Social tuvieron en abril muy favorables  ingresos; tanto por los $ 10.913.5 de Contribuciones Patronales (+39.0%) como los Aportes Personales que llegaron a $ 7.259.8 millones (+32.8%); mientras que en el lapso enero-abril, totalizaron $ 42.512.8 millones (+34.5%) y $ 28.842.4 (+34.7%), respectivamente. Estas cifras ponen de relieve que la ocupación”en blanco” mantiene su nivel e incluso se está incrementando.
Los instrumentos citados precedentemente han proporcionado en el cuarto mes del año el 92.3% del total recaudado y una proporción muy semejante surge para el cuatrimestre (92.5%); lo cual ratifica la continuidad de una alta concentración en pocos instrumentos que caracteriza el financiamiento del sector público a nivel nacional.


Escrito por Salvador Treber - Profesor de Postgrado-FCE-UNC
Viernes 10 de mayo de 2013. Comercio y Justicia

 

 
Banner
Banner
Banner
Banner