Abril mantiene el ritmo del primer trimestre PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Salvador Treber   
Viernes 20 de Mayo de 2011 20:02

 

Los ingresos de abril siguen un rimo de crecimiento muy similar  al del mes precedente, ratificando la tendencia favorables que aventan los problemas siempre frecuentes en años “electorales”.

La información aportada sobre la evolución de la economía argentina en 2011 revela que el ritmo de expansión sigue extendiéndose sin mayores variantes pues el P.B.I. habría crecido en el primer cuatrimestre un 8.6%. De la misma forma se advierte que hay una plena continuidad en la tendencia alcista de los términos de intercambio, por cuanto en ese lapso el índice de precios de las exportaciones tuvo un alza del 17.6%. Dado que las mismas llegaron en el período enero-marzo a u$s 17.104.3 millones, y también aumentaron el tonelaje embarcado en un 11.5%, resulta obvio que ello debe reflejarse en la consiguiente recaudación tributaria. En cuanto a las importaciones, que totalizaron u$s 15.316.1 millones, pareciera que se ha puesto gran atención en ellas para que no suban en demasía ya que, si bien en cantidad registraron un incremento del 26.5% sus precios unitarios solo lo hicieron en un 9.4%.

Es indispensable tener muy en cuenta tales guarismos que definen las características con que se presenta el escenario global de la economía argentina para evaluar  con objetividad lo acaecido en cuanto a ingresos públicos. En el pasado mes de abril por este concepto, en la jurisdicción nacional, ascendió a $ 39.738.4 millones; o sea, un 31.9% más que lo percibido en idéntico período de 2010. Por su parte, el acumulado del cuatrimestre fué de $ 154.719.2 millones; lo cual implica, siempre medido en igual forma, una óptima mejora del 34.5%.

Cabe recordar que en la administración nacional existen en esa materia tres unidades de gestión con dicho objetivo: las dos primeras, que componen funcionalmente la A.F.I.P, son la Dirección de Aduanas que está orientada a regir y administrar en todas sus facetas, las derivadas del comercio exterior, incluso el recaudatorio. En el referido mes de abril fue boca de ingreso para la suma de $ 10.929.8 millones (25.4%); mientras que la Dirección Impositiva que controla en dicho aspecto las operaciones del mercado interno, lo fueron en $ 18.607.1 millones (43.3%). La tercera es el Sistema de Seguridad Social que goza de autarquía y con $ 13.412.3 millones, completó el 31.2% restante.

Es obvio que para evaluar debidamente el significado desagregado y la diversa magnitud de los aumentos que exhiben, además de compararlo con el que llegaron en periodos precedentes, se torna indispensable hacer el mismo examen de los ingresos en cada una de las tres reparticiones antes mencionadas. Las causas de los notorios ascensos en el rendimiento, si se consideran en forma global, corresponde a un promedio ponderado en que gravitan el nivel general de precios y avances en el grado de eficiencia de la administración. Si aquél se ubicara cercano al 25.0%, ello estaría señalando que el excedente porcentual de 9.5 puntos -que median con el total concretado- debiera ser adjudicado, en sus respectivas proporciones, a eventuales avances en la optimización recaudatoria o al impulso operado por el alza habida en la actividad económica general.

Dado que el primero de dichos factores nunca incidió en más de 1.5 puntos, la mejora del PBI ha sido la causa determinante de, por lo menos, ocho puntos porcentuales; lo cual coincide y a la vez ratifica la información macro que se ha dado a conocer... Surge que es bastante alto, y para el ámbito mundial solo vendría siendo superado por los excepcionales registros de China e India.

La incidencia de los diversos factores

La búsqueda de causas que generan tales cambios requiere siempre particularizar el análisis y relacionar cada fuente proveedora de fondos, tanto a su índice de aumento relativo como en cuanto a su tendencia en el campo de la actividad que está inserta. Es oportuno advertir que el área más dinámica en cuanto a su ritmo de crecimiento ha sido, en el curso de este año, la derivada de haber tomado como base de imposición las distintas expresiones del comercio exterior.

Existen también aspectos de orden reglamentario que inciden en la distribución y llegada a la Tesorería de los ingresos tributarios. Uno de ellos es la fecha en que operan los cierres de ejercicio anuales que, necesariamente, se coordinan con las de cancelación de los saldos resultantes en cada caso. En tal sentido, debe tenerse muy en cuenta que el precitado mes de abril y en especial el de mayo cuando vencen los plazos para presentación de las declaraciones anuales de sociedades de capital que cierran al 31 de diciembre y para las personales físicas que tienen inversiones en ellas. Dado que son las aportan las cifras más significativas dan, en dichos años, la tónica definitiva a la evolución del financiamiento del sector gubernamental nacional; como así también en alto grado, el de las provincias por su directa influencia en el esquema de coparticipación.

La necesaria desagregación de los recursos de seguridad social.

Dada la profusa e insistente confusión que existe en cuanto a las posibilidades potenciales y reales para la adjudicación interjurisdiccional de los fondos recaudados; resulta necesario examinar por separado los ingresos para la atención expresa y originaria de los compromisos derivados de la seguridad social que no pueden ser materia de coparticipación alguna. En abril ppdo. ascendieron a $ 10.435.0 millones y para poder cumplir su objetivo central no son suficientes; razón por la cual, se le están transfiriendo con igual finalidad un 20.0% de lo ingresado por Impuesto a las Ganancias y 11.0% del I.V.A., además de otros conceptos menores.

Siempre con referencia exclusiva a los básicos que tienen como única afectación cubrir los pasivos previsionales, debe subrayarse que la ese destino han fluido el 78.0% de los fondos que se perciben a través de todos dichos mecanismos; habiendo crecido en el cotejo interanual un 39.0%. Sus ventanillas de cobro captaron $ 2.020.1 millones (+39.0%) que responden a la concreción de la operatoria de las Obras Sociales y $ 901 millones (+38.6%) a las ART. Estos dos últimos completan el 22.0% restante con lo cual se llegó a $ 13.412.3 millones en el pasado abril y $ 54.621.6 millones en el primer cuatrimestre 2011; acusando un incremento del 35.3%. Esta cifra está integrada por $ 25.817.3 millones que corresponden a Contribuciones Patronales; $ 15.624.7 millones de Aportes Personales (afiliados) y $ 13.179.6 millones que receptan las citadas Obras Sociales, ART y algunas de escasa cuantía.

El rendimiento de los impuestos.

En consecuencia en abril ppdo., deduciendo los que técnicamente se identifican como recursos parafiscales -por su afectación integral a cierta finalidad en forma exclusiva- todo lo demás que ingresa, que tiene por objeto financiar el gasto público en forma general y sin condicionamientos específicos, son que deben distinguirse como la recaudación impositiva propiamente dicha. La misma sumó en abril $ 29.303.4 millones y en el cuatrimestre $ 113.850.8 millones. Esta subdivisión no es sólo técnica o académica, sino de especial importancia cuando se intenta analizar los conceptos que tienen como doble destino parcial a la Tesorería y los fiscos locales, a través del mecanismo de la coparticipación.

Los Ingresos tributarios propiamente dichos.

Según sucede habitualmente, el IVA con $ 11.578.1 millones encabezó en abril el respectivo cuadro, exhibiendo un aumento del 30.2% sobre los $ 9.102.5 millones obtenidos hace un año. La Dirección de Aduanas aparece con $ 4.491.2 millones que equivalen al 37.9% de lo percibido que, con respecto a 2010, ha crecido un 48.2%; mientras lo que recae exclusivamente sobre las transacciones internas, sumaron $ 7.366.9 millones y aportaron sólo 21.3% más. En esa diferencia gravitó la diversa evolución de los precios, pero el muy bajo crecimiento en las domésticas puede ser consecuencia de un superior índice de evasión. En cuanto al acumulado del cuatrimestre, fue el de mayor rendimiento con $ 47.175.2 millones; cifra ésta que es similar al 30.5% del total general y 41.4% en relación a la masa general de impuestos en su expresión restrictiva.

En segundo término aparece el Impuesto a las Ganancias con $ 6.695.22 millones que resultó un 57.9% superior en la comparación interanual. Pese a ello y que incluye el saldo de la declaración jurada de las personas físicas sin participación en sociedades, por vía de pagos directos solo depositaron el 38.1%; correspondiendo el 61.9% restante a retenciones (6.3% por medio de la Aduana). Esta metodología, que en tan alta medida, se adoptó hace algún tiempo, además de permitir una percepción más adecuada a las necesidades de disponibilidades, logró que el tradicional “pico” de abril-mayo sea menos agudo y elevado, distribuyéndose en el transcurso de todos los meses. A su vez, junio y julio ven reforzados en su rendimiento debido a la vigencia del régimen de pago en tres cuotas mensuales, que rige como opción a disposición de los contribuyentes y que suele ser muy usado por los de mayor magnitud. El acumulado de este tributo en lo transcurrido de 2011 ascendió a $ 26.644,5 millones.

En la posición siguiente se ubican los Derechos de Exportación e Importación que en abril allegaron al Tesoro $ 4.573.8 y 1.088.4 millones, respectivamente. Los primeros, identificados como las tan discutidas “retenciones”, operan y son por su mecanismo de percepción herramienta idónea para implementar un régimen diferencial de tipos de cambio. En los cuatro meses transcurridos de 2011 aportaron $ 15.117.1 millones. Sobre el total de todos los tributos, que tienen por destino la Tesorería, contribuyen con un 15.1%. En cambio, los que recaen sobre las compras al exterior en abril hicieron lo propio con $ 1.088.4 millones (+ 33.4%) y $ 4.282,3 millones en enero-abril; desde el punto de vista recaudatorio no tienen mucha significación en ese aspecto, pero son útiles en la medida que facilitan la competitividad de los sucedáneos de fabricación interna.

En un escalón por debajo aparece el Impuesto sobre las Cuentas Corrientes con $ 2.687.5 millones en abril y $ 10.406.1 millones en el cuatrimestre; el cual implica un aporte del 10.4% a la suma antes referida. Los datos insertos para las cuatro máximas fuentes de ingresos revelan que en el periodo sujeto a análisis han concentrado el 91.0% del total y que todos los restantes, unitariamente de muy escaso rendimiento, gravan casi por completo sobre los consumos (en especial combustibles y tabaco).

Tal como se observa, los instrumentos impositivos son pocos -incluso algunos de recaudación casi automática- pero los índices de evasión (49.5% en Impuesto a las Ganancias) desnudan un alto grado de ineficiencia y generan una enorme brecha que hace globalmente más regresiva la aplicación del sistema.

Escrito por Salvador Treber - Profesor de Postgrado-FCE UNC

Viernes 20 de mayo de 2011. Comercio y Justicia

 

 

 

 

 

Última actualización el Viernes 20 de Mayo de 2011 20:12
 
Banner
Banner
Banner
Banner